Gualeguay: el movimiento social echó por tierra la ambición de Frontera S.A.

 

Fundación M´Biguá Ciudadanía y Justicia Ambiental se hizo eco de una noticia clave para la agenda sociambiental de Entre Ríos: se confirmó que Frontera S.A desistió de instalar una planta de Biomasa en Gualeguay. “Estuvimos involucrados desde el principio para evitar que Puerto Ruiz sufriera el alto impacto ambiental negativo que hubiese significado el plan de negocios que tenía Frontera, por eso hoy celebramos un claro triunfo del trabajo conjunto y la movilización social para defender nuestro recursos naturales y el modo de vida de un pueblo costero”, señaló el abogado de la fundación, Jorge Daneri.

Frontera S.A -vinculada al empresario Victoria Gualtieri- planeaba en Puerto Ruiz una planta de generación de energía renovable mediante la utilización de biomasa forestal. El proyecto incluía una industria de fabricación de materiales sofisticados para la construcción y, además, extracción de arena del río Gualeguay, orientada a hacer negocios con una técnica recientemente prohibida en Entre Ríos: fraking.

Todo ese entramado fabril se planeaba iniciar en un predio de 2.8 hectárea, a orillas del río Gualeguay, en Puerto Ruiz, en zona de humedales.

“Carlos Weber, vecino de Puerto Ruiz, nos vino a alertar sobre lo que estaba pasando y nos pusimos a trabajar de inmediato”, describió Daneri y recordó que “estudiamos el proyecto de Frontera S.A, vimos lo que podía significar su instalación en Puerto Ruiz y comenzamos a ver las mejores estrategias, junto al Foro Ambiental de Gualeguay, para expresar con total claridad los peligros y los daños que traía Frontera”.

M´biguá trabajó de modo permanente con el Foro Ambiental de Gualeguay: se elevaron pedidos de informes, se iniciaron campañas de concientización, se trabajó en redes y cuando la autoridad municipal intentó apurar el trámite para legitimar el emprendimiento, se buscó impugnar la maniobra. Y si bien la Audiencia Pública se realizó de todos modos, el 17 de abril pasado, la movilización generada por las organizaciones ambientales y los vecinos de Gualeguay, comenzaron a establecer una posición muy firme de toda la comunidad que terminó por definir la situación.

“Los estudios demostraban por sí mismos que se pensaba utilizar bienes provenientes de forestaciones tanto exóticas como nativas, como se planeaba un alto caudal de circulación de camiones por rutas y caminos, al igual que barcazas por el tramo final del río Gualeguay en su desembocadura con el valle aluvial del río Paraná, posibles dragados, obras públicas y privadas varias, por lo que estaba claro que iba a ser de un fuerte impacto en el ambiente de Puerto Ruiz y toda la región en su conjunto”, detalló la abogada de M´Biguá, Valeria Enderle

En esa dirección, la representante de M´Biguá señaló que “nos parece un triunfo muy claro del movimiento social frente a los intereses de una empresa que buscaba sacar provecho provocando daños irreversibles”.

“Y si bien estamos satisfechos por haber logrado nuestro objetivo –señaló Enderle- debemos estar atentos y proactivos para buscar las mejores alternativas de desarrollo sostenible para pueblos de las características de Puerto Ruiz”.

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *